Hablando de

Caza
Menor

Trucos, mañas, consejos y anécdotas sobre el deporte de la caza

Caza de la tórtola

Ilustración de la tórtola

¡Qué buenos ratos nos puede proporcionar un buen paso de tórtolas! Cuando hay paso, se pueden pegar un montón de tiros... Cuarenta, cincuenta y, fácilmente, hasta un centenar.

Cuando llegué a estas tierras había tórtolas por todas partes. Recuerdo que, con una escopetilla de aire comprimido, repasando los cables de teléfono, o los eléctricos que hay al borde de cada carretera, podías matar ocho o diez en un rato disparándoles desde el coche. Si, ya sé que está prohibido hacer eso, pero hace treinta años lo hacíamos y no pasaba nada...
La tórtola es un ave muy sensible, y con un solo plomo que le dé, cae sin posibilidades de escapatoria. Es uno de los bichos que, cuando los veáis caer, podéis despreocuparos de ellos pues, de donde caigan, no se van a mover. No les ocurre igual que a las perdices y codornices, que, en un plis-plas, se quitan de en medio apeonando...
Cada vez quedan y se ven menos. ¿Qué ha pasado? Pues que nos las estamos cargando y obligando a ir a otras zonas, pero no a golpe de tiros, no, sino por otras causas muy distintas. Recuerdo que cada olivo de un olivar tenía su nido de tórtola. Hoy es difícil ver uno... Los insecticidas con los que tratamos los olivares han "expulsado" de ellos a estas aves. Puestos en los que antes se podían matar veinte o treinta tórtolas en una mañana, o en una tarde, ahora te ves negro para poder tirar un par de ellas.
He tenido mañanas en las que no he visto pasar ni una, en puestos donde era muy normal tirar tres o cuatro cajas de cartuchos en un rato.

La tórtola se caza al paso. En puestos construidos con "material propio del terreno" ramas, troncos, forraje, etc. Es necesario no olvidar que tiene una buena vista, por lo que será muy conveniente que nos pongamos una camisa oscura, mejor de camuflaje, y una gorra a juego. Estando en un puesto no hay peligro con por indumentaria.
Las mejores horas son las de la mañana y las de la tarde. Por la mañana de siete y media u ocho, a diez, y por la tarde, desde las cinco y media, seis, hasta el anochecer.
Plomo del número ocho es el adecuado para este animal. Normalmente el tiro es cruzado, hacia la izquierda o hacia la derecha, y, sobre todo, de pico (de cara). También se suelen esperar ("aguardo") en las charcas ("aguaero") a las que tendrán que ir a beber, pero este tiro no es ni una cuarta parte de interesante y meritorio que el del paso.
Hay gentes que esperan en un puesto a que se posen en las encinas, o almendros, para dispararles entonces. Nunca las he cazado así. Yo las prefiero "a su ser", es decir, "al voleteo".
La verdad sea dicha, pocas tórtolas he comido en mi vida, aunque haya matado muchas. Normalmente, las he regalado a amigos que apreciaban mucho más que yo su carne. La carne de caza me gusta poco y tan sólo me apetece comer perdiz, codorniz, un poco de liebre y menos conejo. A mi familia sin embargo le encanta, y como a mí lo que me encanta es cazar, pues todos contentos!...

Los mejores lugares para un puesto de tórtolas es frente a olivares, cañadas, y sembrados de girasol (donde acuden a comer o beber).
Lo que siempre debemos hacer, antes de ir a un determinado lugar a cazar, es darnos un paseo por esos terrenos un par de días antes, a ver qué tal está la cuestión, y así, ir con un poco de seguridad sobre lo que podrá pasar. He conocido lugares preciosos con caza abundante en los que, un año, por cualquier cuestión inesperada, no ha quedado nada.

Recuerdo un año que fui, como siempre, a cazar a los BARRANCOS. Este es un lugar plagado de conejos, liebres y pájaros. Al llegar nos quedamos de piedra: ¡Había ardido todo! No quedaban más que matas quemadas y piedras lisas. Por supuesto que fue un fallo mío por no haber ido antes a "inspeccionar" el terreno.
En otra ocasión decidí ir de tórtolas a un lugar en el que entraban muy bien, unos almendros que había en la loma de un cerro. Mi sorpresa al llegar fue de órdago. ¡Habían arrancado los almendros! En el mismo lugar en que, meses antes, había matado cerca de cuarenta tórtolas en un rato, no tiré ni una. También es cierto que la caza de especies de "PASO", la que no vive en nuestros terrenos durante todo el año, (codorniz, tórtola, zorzal, avefría, etc.) es por donde les da. Igual vas un día y te forras o, en otro, no pegas un tiro. De ahí la expresión de "HAY, o NO HAY PASO..." (que están pasando, o no...)

Cuando vayáis de tórtolas, no es necesario que llevéis perro. A no ser que se trate de un perro muy obediente y que sólo se levante cuando le ordenen y para recoger una pieza, puede ser un verdadero estorbo, pues espantará la caza con tanto moverse alrededor nuestro.
Es muy conveniente "colocar" en una rama de uno de los árboles de alrededor del puesto en el que estamos, el primer par de tórtolas que matemos, pues así, serán vistas por otras que, al paso, decidirán hacer un alto en ese árbol en el que ven a otras compañeras. Lógicamente, al entrar al árbol es el momento de dispararles. Es necesario para esto, ir provisto de un alambre sin brillo con el que poder atar y "darle forma natural" a la tórtola que coloquemos en una de las ramas del árbol. Es lo que se llama un "cimbel" o "reclamo". Los hay que utilizan reclamos "vivos" como lo hacen en esa magnífica película basada en la obra de Miguel Delibes "LOS SANTOS INOCENTES". Yo nunca los he utilizado, y pienso que debe ser un latazo estar pendientes de mover un reclamo y, al mismo tiempo, estar pendientes del paso, a no ser que dispongamos de alguien para ayudarnos en ese menester.

Ahora, vamos a comentar un poco la caza de otras especies que podríamos denominar "menores" dentro de la media veda: Son la TORCAZ, el PATO y el ZORZAL.

Copyright ® 2013 | www.hablandodecazamenor.es | CWM Informática